Vicarious Visions

Crash Bandicoot N.Sane Trilogy

+ 7

Darksoulizando todo

¡Hola buena gente!

No es ningún misterio que yo no soy ninguna maravilla jugando. Es más, todo lo que implique apuntar con un mando de consola es un juego que termino descartando totalmente, lo cual me frustra muchísimo porque hay juegos en primera persona como Bioshock, o aventuras como Horizon Zero Dawn que se me resisten de mala manera y me llaman mucho la atención tanto por diseño como argumentalmente… pero me  es imposible jugarlos por aptitudes que no tengo… o que no educo.

Ya en los Dark Souls, Bloodborne, Ni-Oh y la madre que los parió ni entro… Pero además es que he intentado jugar a juegos de toda la vida que en mi infancia no se me resistían y que ahora se me hacen imposibles. En Master System, The Lucky Dime Caper Starring Donald Duck, es un juego con una apariencia infantil que en su tiempo me lo pasé sin problemas pero es que hace un par de semanas no pasaba del primer nivel. O The New Zealand Story donde también veía a Tiki morir irremisiblemente  una vez tras otra sin rescatar ni un triste kiwi de la malvada morsa… Y ya no hablemos del Crash Bandicoot N.Sane Trilogy donde sólo muero miserablemente una vez detrás de otra… ¿Es tan difícil el juego o ya era difícil en su día?

Esto es una de dos: la más probable es que he ido perdiendo aptitudes (y paciencia) a medida que me hago mayor… o puede ser también que los juegos de la última década me hayan maleducado. Me explico.

Antes, sin la posibilidad mayormente de guardar partida, los juegos de plataformas se convertían en ensayo y error. Te aprendías los obstáculos, las mecánicas de los jefes finales y esa experiencia es la que hacía que lo que al principio tardabas una hora en pasarte, lo superaras en un cuarto de hora después. Lo que tanto te había costado superar al principio del nivel probablemente tuvieras que volver a repetirlo si te mataban al final. Eso en su momento no era frustrante porque la gracia del juego residía precisamente en eso. Había niveles, como el maldito bosque de Alex Kidd in Miracle World, que se me resistía hasta dejarme sin ninguna vida… y si te mataban comenzabas desde el principio del juego porque no había “continues”… Y era lo que había. Punto. Y nadie se quejaba. Ni siquiera yo.

En las últimas generaciones los juegos guardan el progreso de la partida cada pocos pasos. Si te cuesta mucho pasarte un determinado obstáculo o un salto se te resiste, probablemente sólo tengas que superarlo una vez y olvidarte de él. Puede que este tipo de mecánicas nos haya malacostumbrado a la inmediatez de conseguir las cosas cuando antes se ejercitaba bastante más la paciencia y la perseverancia en según que tipo de juegos.

Pero también es verdad que los juegos son más complejos ahora, aunque depende del género. Antes, un plataformas genérico te costaba como mucho 3 ó 4 horas pasártelo cuando ya te conocías el mapeado, pero eso después de días y días recorriéndolo de principio a fin, aprendiéndote cuándo pulsar cada botón, convirtiendo esas escasas 4 horas en semanas de intentos fallidos. Con la llegada de PlayStation y Nintendo 64, la filosofía era la misma aunque se extendió la práctica de guardar partida que ya existía en juegos como los RPG y otros títulos como Sonic 3 o Super Mario World. El primer Tomb Raider te dejaba guardar 3 veces en cada nivel con unos maravillosos rombos azules pero entre cada punto de guardado había un amplio espacio donde también podías morir… morir mucho sin necesidad de ser un Dark Souls.

Hay juegos que necesitan diferentes tipos de habilidades. Algunos necesitan perseverancia para subir de nivel, otros de lógica y estrategia para superar ciertos retos y otros de paciencia y reflejos para avanzar por los niveles. Y cada uno de nosotros tenemos las virtudes que tenemos, aunque algunos tengamos mucho margen de mejora pudiendo entrenar nuestras flaquezas…

Resumiendo. Que ahora no dispongo del mismo tiempo para perder dos horas en el mismo nivel sin ver progreso alguno, lo que termina frustrando más que disfrutando y ese poco tiempo que tengo me ha hecho también perder paciencia, por lo que gana el juego que me permite avanzar aquí y ahora. Creo que no es que haya perdido aptitudes para los juegos (algunas, como la del apuntado, nunca las he tenido), sino más bien es mi situación particular que no me permite perder el tiempo en juegos que exigen más tiempo del que dispongo… lo cual es una pena y espero que cambie pronto. Pero claro, este es mi caso. ¿Cuál es el tuyo? ^^

Written by: Jesús Rivera

Me gusta Japón, los videojuegos, los gatos... soy ludojapogatófilo, pero sólo por que me han hecho así

No comments yet.

Deja un comentario