Juegos de antes, ahora

Estaba pensando yo cómo se están valorando los relanzamientos de algunos juegos, ya sea en calidad de remaster (el mismo juego con algún filtro, mejoras de texturas y algún que otro extra) o de remake (rehacer el juego completamente desde 0 pero utilizando la planificación original hasta incluir cambios que desvirtúen generalmente la esencia del juego del que parten… o eso dicen) a diferencia de la percepción que se tuvo en su día.

El caso es que recientemente hemos tenido dos juegos que han causado furor en las redes… y uno de ellos en las listas de ventas. Ya sabréis que estoy hablando de Crash Bandicoot N.Sane Trilogy y Final Fantasy XII The Zodiac Age.

La cuestión es que a pesar de ser títulos nostálgicos, el primero recibió alabanzas en su día mientras que el segundo, recibiendo buenas críticas en la prensa, no fue del agrado de los jugadores que vieron demasiados cambios en su mecánica además de una historia algo descafeinada y enrevesada que parecía prescindir de la magia de las anteriores entregas, si no contamos el XI por ser online.

El fenómeno es que cada vez que aparece un remaster o remake de un juego que se puede catalogar como clásico, resulta que es la puesta a punto definitiva que todos estábamos esperando.

Es decir, cuando salió The Legend of Zelda Majora’s Mask para Nintendo 64, el juego fue acusado de repetitivo por el sistema de reiniciarse cada 3 días y, claro, a la sombra del Ocarina of Time, todo es oscuridad. Fue anunciarse su remake para Nintendo 3DS y todo el mundo ponerlo por encima del Ocarina. Lo mismo ocurrió con Twilight Princess y ahora, por último, con Final Fantasy XII.

Mientras las impresiones al salir cada juego varían de la prensa al público, no tengo yo muy claro si es que el tiempo pone cada título en su lugar o que la nostalgia nos nubla el criterio. También está esa corriente que se apunta a las cosas con poca aceptación o impopulares para presumir de gustos, que los hay.  No fueron pocos los que preguntaron dónde estaban todos los autoproclamados fans de NieR cuando se anunció NieR: Automata mientras Cavia, la desarrolladora original, cerraba por bancarrota. Que conste que yo me lo compré cuando lo estaban liquidando a 10€ en el Carrefour, y no por que tenga un criterio divino del que presumir o que sea un visionario.

Tal vez pueda ocurrir que, según el juego, lo que trascienda sean las críticas o las alabanzas. Es posible que un juego controvertido de lanzamiento, por cambio de mecánicas, plataforma o un planteamiento algo irregular y diferente, sea un juego que necesite macerarse durante más tiempo para poder ser valorado propiamente. Es como las pelis que me gustan a medias y cuando las vuelvo a revisionar resulta que no me parecen tan aburridas. A lo mejor, con el tiempo, relativizamos desde otra perspectiva la diversión que podemos conseguir con un título sin la presión de ser un juego nuevo con el que somos más críticos tendiendo más a decepcionarnos . Sea como sea, siempre es una buena noticia que se dé la oportunidad a nuevos jugadores de disfrutar de títulos clásicos. La que ya no es tan buena es que los remakes suplan la carencia de títulos originales en el catálogo de una consola… aunque eso ya es otra historia.

Desde luego, no seré yo quien vaya repartiendo carnés de fan legítimo y digno de disfrutar de los relanzamientos de estos títulos o sagas. Es una actitud que nunca me ha gustado, porque ya he leído a varios diciendo que el Final Fantasy XII se lo ha comprado gente que no conoce la saga o que se ha subido al carro por postureo. Yo creo que cada uno debe jugar a lo que quiera sin tener que dar explicaciones, y quién dice jugar dice leer, escuchar o ver lo que quiera. Tampoco me gusta esa necesidad imperiosa que tienen algunos de presumir de gustos y juzgar a la gente despectivamente porque no compartan los mismos. A ver si ahora va a hacer falta un examen previo para poder decir abiertamente que uno está jugando o se ha comprado tal o cual juego.

Que sí, que es muy bonito tener criterio y personalidad, pero me parece soberbio y de mal gusto hablar de las preferencias de los demás con desprecio o con condescendencia porque pienses que el tuyo es el más acertado y el que mejor valora objetivamente la calidad de un producto multimedia, como si eso fuera un signo inequívoco de la diversión que puede proporcionar a una persona que, en el mejor de los casos, no conocemos.

Me pregunto si dentro de 20 años se aceptaría un remaster de Final Fantasy XV con la de palos que le han caído ¿Será el juego que todos estábamos esperando disfrutar en 16K y recibirlo por ondas binaurales directamente al cerebro? Aunque claro, el Final Fantasy VII Remake todavía no ha salido y ya se están quejando. Yo prefiero darle el beneficio de la duda y hasta que no lo pruebe no podré decir si me gusta o no, o traiciona el espíritu del original, con lo que una avalancha de seguidores con antorchas peregrinará hasta las oficinas de Square Enix como protesta. 

 

Written by: Jesús Rivera

Me gusta Japón, los videojuegos, los gatos... soy ludojapogatófilo, pero sólo por que me han hecho así

No comments yet.

Deja un comentario